Seleccionar página

Principales ventajas del secado y almacenamiento de la almendra en silos para cumplir con los estándares de calidad que exigen los mercados.

El almendro está considerado uno de los cultivos más rentables de la actualidad. Tanto la demanda social como las características de este vegetal, lo sitúan como una gran alternativa de producción. Como ocurre con la mayoría de frutos secos, además del cultivo, es imprescindible conocer los procesos de recolección y post-cosecha.

Para el mantenimiento óptimo del producto tras la cosecha hay que hacer especial hincapié en los procesos de secado y almacenamiento, que son los más importantes y posiblemente más delicados del manejo de este fruto, de los que dependerá la calidad del mismo y su valor en el mercado.

Secado de la almendra

Este proceso suele comenzar por el despalillado y venteo de la almendra para posteriormente pasar a la despellejadora.

Para que el producto se pueda almacenar con las mejores garantías sanitarias y de conservación hay que bajar el nivel de humedad a un 5-6%.

Tradicionalmente el secado se hace en campa (al sol) y en menor medida dentro de una nave. En cualquier caso, el lugar de secado no debe estar por encima de una humedad relativa del 65% y una media de 25ºC.

Secado en campa frente a secado en nave.

Almacenamiento de la almendra

Una vez la almendra está seca, esta se apila en montones para su almacenamiento. Las condiciones ideales implican pulcritud, montones ligeramente inclinados (para permitir que la humedad disminuya) y un buen aireado. De nuevo, la humedad relativa debe estar por debajo de los 65% con una temperatura de entre 10ºC y 15ºC.

Si no mantenemos las medidas adecuadas nos arriesgamos a la aparición de gusanos o, peor aún, de hongos, que podrían poner en peligro toda la cosecha. Aspergillus spp es un hongo cosmopolita que puede colonizar rápidamente una gran cantidad de almendras secándose inadecuadamente. Este hongo produce aflatoxinas, una sustancia peligrosa para la salud.

El enranciamiento de la almendra es otra posibilidad. Todos estos problemas están ligados a la aparición de humedad, que suele ir acompañada de calor. Por tanto, el secado ha de hacerse en un lugar ventilado y seco.

Los procesos de secado y almacenamiento descritos anteriormente conllevan una gran cantidad de trabajo y mano de obra, así como un control constante del producto, para poder asegurar que este llegue al mercado en las mejores condiciones y sin mermas de producción.

También se constata que la superficie empleada para el secado y almacenamiento tiene que ser muy amplia si realmente queremos sacar un producto de calidad.

Por este motivo, y sabiendo que pese al esfuerzo y trabajo realizado no siempre se consiguen los resultados deseados debido sobre todo a los cambios atmosféricos (lluvia, relente, altas temperaturas, etc.), sería de interés apostar por la modernización del proceso y abordar la idea secar y almacenar con el menor riesgo posible para nuestro producto.

Ventajas del secado y almacenado de almendra en silos

En Silos Córdoba siempre hemos apostado por la innovación y el desarrollo de nuevos sistemas que ayuden a conseguir la mejor calidad y el mantenimiento óptimo del producto tras la cosecha.

Silo de secado

Tras años experiencia en el sector del fruto seco podemos asegurar que el secado de la almendra en silo es uno de los sistemas más eficientes que existen en la actualidad.

Si lo comparamos con el secado al sol o en nave el salto es cualitativo.

  • Sin necesidad de grandes espacios para su implantación, una mano de obra escasa (una sola persona puede llevar una planta de secado y almacenaje).
  • Un control más eficiente del proceso sin influencias externas por la climatología.
  • Al tener un aporte de calor constante, el secado es lo suficientemente rápido para evitar la contaminación del producto y garantizar su almacenamiento en las mejores condiciones.

Funcionamiento del silo de secado para almendra

Para sacar el mayor rendimiento a nuestro silo de secado necesitamos ajustar las dimensiones en función de la capacidad de producción de pelado en la planta durante las horas de trabajo de la misma. Dicho silo es un modelo elevado sobre patas y cono metálico a 45º

En su interior se monta un tobogán de descarga para evitar la rotura de la almendra en la caída y un contracono completamente perforado con una conexión para la entrada de aire. Este contracono también hace posible que la descarga del producto sea según el principio FIFO (lo primero que entra es lo primero que sale).

Al tubo de conexión se acopla un ventilador centrífugo conectado a un generador de aire caliente. Este aire caliente pasa a través del contracono produciendo el secado de la almendra.

En el techo se incorpora un extractor de aire para evitar la condensación en el interior y sacar el aire caliente sobrante.

El tiempo de secado es algo relativo, ya que dependerá de la humedad de entrada del producto, pudiendo oscilar entre las 8 y las 10 horas.

Contracono y cono

Silo para el almacenamiento de almendra

El silo sin duda es la mejor opción para el almacenaje de la almendra y otros frutos secos por las ventajas que aporta para su conservación y manejo.

  • Permite una fácil ventilación y un control de temperatura en caso necesario (en una nave es mucho más complejo y caro).
  • Su implantación requiere un espacio mucho más reducido que los demás sistemas de almacenaje.
  • No existen mermas del producto por rotura, roedores, etc.
  • La calidad del producto siempre está asegurada para su posterior venta o manipulación.
  • El manejo y coste de mano de obra es inferior a los almacenajes convencionales.

El silo es una buena inversión si nuestro objetivo es tener un buen producto para cumplir con los estándares de calidad que exigen los mercados.

¿Necesita más información?

Pida presupuesto sin compromiso

Казахстан | Silozuri în România

Subscribe To Our Newsletter

Subscribe To Our Newsletter

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

Marketing Permissions

You have Successfully Subscribed!

Share This